5 hábitos para escribir contenido relevante

En ocasiones apreciamos un ligero deterioro a la hora de escribir contenido, especialmente entre los escritores o bloggers más jóvenes. Las causas pueden ser muy diversas, ya sea la brevedad en los plazos de entrega, la dificultad a la hora de encontrar temas novedosos sobre los que no se haya hablado, o quizás por cierto agotamiento por una dedicación exclusiva a la escritura.

Sea cual sea la causa, hay ciertos hábitos que como escritores podemos alimentar y desarrollar para mantenernos inspirados y centrados a la hora de redactar.

Leer, leer y leer

Puede parecer evidente, pero pocas cosas ayudan tanto como la lectura diaria. Para ser un gran escritor, hay que leer como tal. Si hay una web de noticias on line que te gusta seguir o si tienes un columnista o blogger favorito, puedes calentar motores al comienzo del día mediante la lectura de sus trabajos, o tomar descansos a lo largo del día, leyendo e informándote de lo que es tendencia.

Obviamente, también ayuda leer una amplia variedad de textos. Por ejemplo, mezclar el contenido creativo con algún otro tipo de literatura mantiene tu mente activa y atenta a diferentes estilos de escritura, lo que puede ayudarte con la inspiración.

La estructura de tu escritura.

Tener una plantilla general que poder seguir cuando escribes tu contenido es sumamente útil, porque entre otras cosas, te ayuda tanto a la manera de empezar cómo a la manera de cerrar un texto. Además, tener una estructura constante para escribir facilita que los lectores se acostumbren a tu estilo.

Puedes crear fácilmente tu propia estructura o plantilla examinado piezas propias anteriores y los temas con los que acostumbras a escribir con frecuencia.

La búsqueda de ideas creativas

No nos referimos a la lluvia de ideas como el proceso de estar sentado en tu escritorio y esforzándote en encontrar algo que escribir. La búsqueda de ideas más eficaz a veces se dá mientras escuchas música, o cuando estás hurgando por Internet, en estos momentos es recomendable que anotes todas las ideas que surgen para usarlas posteriormente.

En cambio, una búsqueda de ideas bajo las restricciones de un día de trabajo o con un tiempo programado y delimitado puede poner demasiada presión, lo que puede resultar contraproducente. Debes tomártelo como una práctica informal y relajante, abrir tu mente a diferentes perspectivas con respecto a los temas en vez de buscar maneras de reescribir el contenido existente.

Centrate en que el contenido sea fácil de comprender.

Dar cualquier tipo de información es mucho más eficaz cuando hay elementos claros  identificables. Es decir, aquel contenido que los lectores puedan identificar fácilmente o aplicar a sus propias vidas. En lugar de informar a los lectores sobre un determinado tema o simplemente presentar resúmenes de contenido, lo aconsejable es preguntarse cómo se puede comunicar ese mismo texto a un principiante. Hazte a la idea que siempre puede llegar un nuevo lector que desconozca todo tu trabajo anterior, así que escribe de manera que cualquiera en cualquier momento pueda entender perfectamente la idea que intentas transmitir.

Interactúa con otros escritores y sus obras

Aparte de promocionar tu propio contenido, lo que realmente debes convertir en un hábito es promover el contenido de otros autores que te parezca relevante. Parte de ser un escritor eficaz implica la responsabilidad de participar activamente en diferentes comunidades en línea.

Empieza por compartir el trabajo de esos columnistas favoritos o esas fuentes de noticias, y trata de llegar a los escritores detrás de ellos. Ver qué tipo de consejos y sugerencias tienen para ayudarte a mejorar como escritor de contenido, y al hacerlo, quizás a su vez compartan tu trabajo.

 

Share on